El prócer Aldo

El mítico Aldo Pedro Poy cumple 76 años. El Bigotón es símbolo, ídolo y prócer de Rosario Central. Su gol a Newell’s en 1971 es el más festejado del mundo. El homenaje es en primera persona tal como corresponde.

Noviembre de 1971. Luego de ir incontables veces al departamento de mis abuelos paternos en el señorial boulevard Oroño y San Lorenzo mis viejos decidieron radicarse en Funes. El Estrella del Norte nos trajo desde Tucumán a mi vieja y a mis hermanos mientras mi viejo nos esperaba en la estación Rosario Norte para emprender el periplo a bordo del Fiat 1500 de mis padres que nos deposite en un hermoso chalet californiano frente a la plaza que está sobre la ex ruta 9 de la vecina localidad bajo una lluvia torrencial.

Diciembre de 1971. El siguiente recuerdo es un festejo loquísimo sobre el boulevard Oroño (creo que llovía pero no lo tengo muy presente ya que sólo tenía cuatro años) con gente vestida de azul y amarillo que agitaba banderas con esos colores y que formaron una caravana de autos solamente comparables a las que vi en los festejos de los mundiales 78 y 86. Jamás en la vida volví a ver algo así.

El Aldo pasa a la inmortalidad. Ya conectó el centro de Jorge González para vencer a Fenoy.

Los hechos

Luego del pequeño recuerdo vivido en primera persona pasamos a los hechos. Aldo Pedro Poy era el jugador más importante del equipo dirigido por el Feo Labruna y un sobreviviente de la polémica final del Nacional 1970 frente a Boca Juniors. El Canalla tenía un buen equipo y quería revancha, buscaba ganar el primer título de la AFA para un club del interior.

Y allí aparece el bueno de Aldo. Ese 19 de diciembre de 1971 se jugaba el clásico rosarino en un estadio extraño a tal efecto, el Monumental de Núñez. Rosario Central y Newell’s Old Boys se cruzaban en una de las semifinales del Nacional 1971 para ir en busca de la gloria. Porque en Rosario no tenés término medio en un partido de esas características: es la gloria para el vencedor y el infierno para el derrotado.

Y Central salió a jugar este partido tal como manda su historia, sin achicarse ante ningún rival. Hasta que a los 54 minutos el Negro Jorge González mete un centro desde la derecha al corazón del área para que Aldo Pedro Poy entre como un fantasma y meta la palomita más famosa del mundo para poner el 1-0 final.

Obra consumada y festejo a todo galope de Aldo Pedro Poy, el papá de Newell’s Old Boys.

Y como Rosario Central no tiene historia porque tiene mitología (Negro Fontanarrosa dixit) este partido tiene hasta un cuento, 19 de diciembre de 1971 del genial Roberto Fontanarrosa. Todo muy similar a un guión hollywoodense de película pochoclera.

Pero no, esto fue real al igual que su casamiento cuando la muchachada Canalla tomó por asalto la parroquia del Perpetuo Socorro en la avenida Alberdi apenas unos días después de ganar el Nacional 73 con los Picapiedras del enorme Carlos Timoteo Griguol. Toda esa época del Aldo es una novela de ciencia ficción…

Colgado del alambrado de la vieja cancha de Newell’s festejando el primer título profesional para un club de la ciudad.

Nuestro aagradecimiento

Aldo Pedro Poy es el símbolo del jugador hincha de Rosario Central que todos los Canallas llevan dentro. El tipo se refugió en las islas frente a Rosario para que Central no lo venda, fue resistido (y puteado) por los simpatizantes auriazules pero él se sobrepuso a todo y triunfó.

Consiguió dos títulos con la Acadé, jugó en la Selección Argentina el mundial 74, fue parte de la selección fantasma y a nivel clubes solamente defendió la camiseta de su amado Rosario Central. Por todo eso y más es símbolo, ídolo y prócer del club de Arroyito. Qué los cumplas feliz y nos vemos en los festejos de los cincuenta años de la palomita.

Poy en la actualidad.

Fotos: gentileza Prensa Rosario Central.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario