El rey Leo

Lionel Messi está jugando de manera pornográfica en la Selección Argentina y definitivamente ya ocupa un lugar de privilegio en la historia del fútbol mundial. Un cambio de actitud y de juego que lo potenciaron. Un líder diferente. Ganar un título con la selección liberó sus espaldas.

Es un pibe rosarino de zona sur, lugar de carencias y pocos privilegios en la ciudad del río marrón. Barrio de laburantes de sol a sol, de potreros y canchitas por doquier para despuntar el vicio. Allí se forjó Lionel Andrés Messi Cuccittini hasta que el destino (o la vida) lo llevaron a la Ciudad Condal y a la Masía. Y luego de haber ganado todo con el Barcelona le dio una nueva vuelta de tuerca a su extraordinaria carrera. Algo le faltaba a Leo. Y él sabía muy bien que era: ganar un título con la Selección Argentina y tener el respeto que se merecía de una buena vez de parte del exigente y exitista público argento.

No fue fácil su carrera en la selección. Primero debió bancarse las innumerable cantidad de veces que lo compararon injustamente con D10S (no embromemos, prefiero a Diego por una cuestión generacional pero disfruto a ambos), luego vino el temita sobre si cantaba o no el himno (quiero que juegue y haga goles, no otra cosa) y para rematarla salieron con que era un gran caminador de finales. Ese era el nivel de las críticas que recibió Leo hasta que cerró varias bocas.

La Argentina está plagada de expertos que te hablan en una mesa de café sobre el estilo de Charlie Watts tocando la batería, a los dos segundos pasan a ser ingenieros y te dicen como era el motor ilegal de Ferrari (algo que la FIA nunca pudo demostrar fehacientemente) en el 2019 y te la rematan un par de minutos más tarde siendo expertos en pandemias y vacunas. Opinar en nuestro país es gratis y peligroso, mejor volvamos a Leo…

Durante el papelonazo en Brasil se mantuvo firme para proteger al equipo.

Seguinos en Twitter: de autos y pelotas

Otro tipo de liderazgo

Leo no es ese tipo de líder que fueron Diego Maradona o Daniel Passarella ni le interesa serlo. Él no se agarra a piñas con nadie ni participa en batallas campales como nuestro mítico y extrañado número 10 o el Gran Capitán. No, Lionel sabe como hablar a los rivales y al árbitro (convengamos que alguna que otra puteadita sale de sus labios) mientras ordena a sus compañeros dentro del campo de juego. Y todo ello ocurre al mismo tiempo que doma a la pelota con sus pies.

Esta versión 2021 del astro rosarino es infinitamente superior a cualquier Messi del pasado aunque no brille tanto. Muestra un gran carácter sin caer en la provocación ya que prefiere hablar con los pies y sus jugadas imposibles. Y disfruta de todo como si fuese un chico. Haber ganado un título con la Selección Mayor le quitó peso de encima, ya no hay lastres innecesarios sobre sus espaldas.

Verlo llorar en la entrevista con la televisión y luego saltar, reír y cantar con sus compañeros con la Copa América como testigo en el Monumental mientras la gente corea su nombre es una emoción muy fuerte ya que nos muestra el lado más humano de Lio, de cuanto le dolieron esas críticas impiadosas e infundadas. Algunos haters se olvidan que antes que un extraordinario futbolista Lionel es un ser humano. Y un líder positivo que siempre busca soluciones y evita los conflictos innecesarios.

¡Campeones en Brasil!

Seguinos en Facebook: deportes desde mi óptica

Un crack con más experiencia

Luego del desastroso mundial de Rusia 2018 parecía que se le venía la noche a esta generación de players nacidos desde mediados de los 80 en adelante. Fue tal el descalabro producido por Jorge Sampaoli y su cuerpo técnico que muchos dudamos que que la Selección Nacional recupere alguna vez su prestigio. Así las cosas. Hasta que el cuestionado Chiqui Tapia eligió como un reemplazo de emergencia a Lionel Scaloni por un puñado de partidos. Lejos estaba de imaginar el presidente de la AFA que el plan del otro Lionel era quedarse sentado en el banco de suplentes durante mucho tiempo…

De a poco fue probando y encontrando el equipo pese al mar de críticas que recibía. Y allí Leo fue fundamental porque en ese tiempo sufrió una metamorfosis que lo llevaron de ser un delantero letal a un enganche formidable. Algo parecido a lo que ocurrió con Patrick Kluivert en su momento cuando no le dio la nafta para seguir siendo centrodelantero y se transformó un creador de juego exquisito.

Claro que Messi juega donde quiere y como quiere. A veces es delantero, a veces extremo por derecha, a veces es un típico enganche y en otras oportunidades es el partenaire perfecto para que se luzcan Fideo DI María y Gio Lo Celso. Todo eso y más es el auténtico heredero de la camiseta número 10 de la Selección Argentina. Los tres goles a Bolivia fueron muy distintos entre sí ya que en ellos se vio que puede definir exquisitamente desde el borde del área, engañar al arquero con un toque sutil en el segundo y tener una lectura de juego y repentización envidiable en el tercero para buscar un rebote.

El festejo por la obtención de la Copa América en el estadio Monumental.

A disfrutarlo que no le queda mucho tiempo

Lionel Messi está teniendo un nivel extraordinario que en lugar de amesetarse y estancarse aún sigue creciendo. Y esto lo digo pensando en el mundial de Qatar 2022 donde la Argentina tiene que llegar con un nivel como el mostrado durante este 2021 para poder pelear por esa tercera Copa del Mundo tan esquiva para nuestra Selección en 1990 y 2014.

Los próximos dos o tres años serán sus últimos cartuchos como jugador, por lo tanto hay que cuestionarlo menos (¿le quedan detractores a esta altura del doparti?) y disfrutarlo más porque Leo asumió un compromiso de manera tácita y lo está llevando adelante. Y todos soñamos con verlo levantar ese ansiado objeto del deseo en diciembre del 2022. ¡Salud Leo, gracias por ser argentino!

Leo festeja uno de sus tres goles a Bolivia que le valieron llevarse la pelota a su casa.

Fotos: gentileza Prensa AFA y Prensa Conmebol.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario