Un bochorno insuperable que daña a la Fórmula 1

El Gran Premio de Bélgica no se corrió como debiera porque Dirección de carrera tomó una medida desacertada. Pensaron más en los sponsors y contratos antes que en la gente quienes son los que verdaderamente sostienen a la categoría.

No, no me gustaría estar en los zapatos de Michael Masi en este preciso momento. No le envidio su laburo en lo más mínimo. La presión que debe sentir este hombre por el cruce de todo tipos de intereses debe ser agobiante. Y no lo estoy defendiendo precisamente ya que su actuación en Spa-Francorchamps fue polémica y dejó mucha tela para cortar.

El fin de semana pasado debió volver la Fórmula 1 a la acción luego del obligado parate por las vacaciones de verano en el Viejo Continente. Y solamente tuvimos acción a medias durante la clasificación ya que literalmente el día domingo no hubo carrera sino un burdo simulacro de la misma. El tremendo palo que se dio Lando Norris el sábado en Raidillon nos hacía suponer que la carrera se podía llegar a realizar en condiciones climatológicas adversas pero de ningún modo llegar a esta opereta montada por la FIA, Liberty Media y Dirección de carrera para tratar de zafar y quedar bien con los patrocinadores.

El público que asistió al Gran Premio de Bélgica fue rehén de Michael Masi, Stefano Domenicali y Jean Todt.

Seguinos en Twitter: de autos y pelotas

¿Se podía correr?

No, no y no. Eso está totalmente fuera de discusión. Y para quien quiera correrme con las décadas del 70 y 80 le digo que simplemente son autos muy diferentes. Los autos actuales generan una gran turbulencia detrás de sí. Y el agua se comporta igual que el aire. Por esas turbulencias el famoso spray demora más en tocar el suelo. No hay que olvidar que las cubiertas full wet drenan ¡85 litros de agua por segundo! O sea que tenemos turbulencia y grandes cantidades de agua, es imposible que no se levante esa cantidad de spray y allí asoma el gran problema, la visibilidad que tienen los pilotos.

La Fórmula 1 actual posee los autos más seguros de la historia y los mejores buzos antiflamas pero ante una situación tan complicada como la caída significativa de agua no se puede hacer demasiado. Hasta ahí venía bien Michael Massi ya que los parámetros de seguridad de la categoría fueron evolucionando con el tiempo. Si bien el automovilismo en general es un deporte de riesgo tampoco es cuestión de andarse buscando problemas solito…

Y el año próximo también puede haber problemas con el spray pese al cambio reglamentario que entrará en vigencia para la temporada 2022. Los coches con efecto suelo también desplazan gran cantidad de agua y por ello habrá que ver que soluciones encontrarán los ingenieros y Pirelli para esta cuestión.

Seguinos en Facebook: deportes desde mi óptica

El gran error

Lo que siguió fue una falta de respeto a la gente, esa gente que estuvo en las tribunas y colinas de Spa mojándose mientras se iba dilatando el comienzo de la carrera. Porque mientras más se consumía el tiempo (en un momento llegaron a parar el reloj de la competencia) menos chances había de tener una carrera hecha y derecha.

Por eso Michael Masi decidió hacer un simulacro de carrera y los autos salieron a dar dos vueltas detrás del Safety Car para cumplir con el reglamento y otorgar la mitad de los puntos en juego. Un auténtico papelón que no debe repetirse. Primero hay que cuidar al público que concurre a los circuitos y a los televidentes. No es justo ni pasar frío durante horas ni estar sentado frente a un televisor por no pasar la carrera para el otro día. Lo podrían haber resuelto de otra manera menos dañina. ¿Le gustan las carreras de autos a esta gente?

Bernd Mayländer lideró toda la carrera…

Fotos: gentileza Aston Martin, Mercedes AMG, Prensa Fórmula 1

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario