Perdió el rumbo

Newell’s Old Boys cayó 2-1 frente a Atlético Tucumán. Es el segundo partido consecutivo y el tercero de los últimos cuatros disputados que el rojinegro pierde. La Lepra no tuvo ni el juego ni el orden ni la astucia necesarios para ganarlo. Chau al invicto en el Coloso.

Toda la buena campaña que venía haciendo la Lepra bajo el mando de Fernando Gamboa se está viniendo abajo como si fuese un castillo de naipes. Esa especie de doctor Jekyll y mister Hyde futbolero apareció en el Coloso Marcelo Bielsa y su actuación llenó de dudas a todo el pueblo rojinegro.

Porque este Atlético Tucumán dirigido por Omar De Felippe ya no es ese equipo letal y venenoso de la época del Ruso Zielinski sino más bien es un conjunto práctico y bastante conservador jugando de visitante. Claro que si al Decano le llueve una oportunidad del cielo no la va a dejar pasar así nomás…

Nicolás Castro jugó un partido con altibajos.

Seguinos en Twitter: de autos y pelotas

Necesita un lavado de cabeza

Con otro estilo el conjunto tucumano sigue siendo muy peligroso ya que primero lo aguantó a Newell´s y cuando vio que el equipo del parque Independencia cayó en la telaraña construida por los albicelestes sacó a relucir su eficacia. Por eso no extrañaron los goles de Franco Mussis y de Augusto Lotti al comienzo y al final de la segunda etapa pese al empate parcial de Nacho Scocco con un misil ángulo del inoxidable Cristian Luchetti.

En el medio de los dos goles tucumanos hubo un pequeño aluvión rojinegro que no prosperó. Fueron los únicos veinte minutos del encuentro donde Newell’s Old Boys llevó las riendas del partido. Antes y después de eso no supo como manejar el trámite ni futbolística ni psicológicamente. Demasiadas ventajas para un equipo de nivel medio de primera…

Gabriel Compagnucci jugó un discreto encuentro.

Seguinos en Facebook: deportes desde mi óptica

Ya no alcanzan los mensajes de autoayuda del Negro

El discurso motivacional del entrenador leproso tiene como fin evitar que sus dirigidos se caigan anímicamente por un lado y de paso ganar tiempo mientras ensaya soluciones para contrarrestar el bajo nivel de algunos de sus players por el otro. Mientras tanto uno ve que sus grandes referentes ya están muy grandes y más cerca del retiro que de seguir calzándose los cortos y que a su vez el plantel no tiene demasiada jerarquía.

A todo este combo de problemas se le suman el drama del clásico ya que el mismo se transformó en un sufrimiento para la Lepra que no sabe como resolver y la incertidumbre por las nuevas autoridades que serán elegidas en las próximas elecciones del 19 de setiembre. Tarea pesada y difícil tiene el Negro porque debe levantar al equipo ahora mismo para evitar problemas mayores. ¿Podrá?

Pablo Pérez estuvo totalmente desconocido, jamás pudo hacerse dueño de la mitad de la cancha.

Fotos: gentileza Prensa Newell’s Old Boys

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario