Hay que refundar al fútbol argentino

El balompié criollo no da para más. Es necesario revisar los errores cometidos para corregirlos y volver a tener un campeonato de excelencia. La TV paga migajas. Se deben llevar a cabo reformas estructurales y que se terminen los privilegios de Boca Juniors y River Plate. Que el éxito de la selección no confunda…

Es muy difícil seguir sosteniendo al fútbol argentino tal como está estructurado ahora. Para evitar tener que caer en las famosas y cuestionadas SAD (sociedades anónimas deportivas) se debe replantear urgentemente que tipo de fútbol se quiere y comenzar a desarrollarlo porque me temo que Argentina no ganará un mundial en los próximos doscientos años si las cosas siguen así. Mejor mirar el ejemplo de Brasil y no caer en la trampa de nuestros hermanos uruguayos…

Campeonatos mal diseñados, excesos de equipos en primera, concentración escandalosa de poder deportivo y económico en dos clubes, entidades que se creen más que la selección, la TV que negocia migajas con la AFA y dirigentes impresentables que firman cualquier cosa con tal de tener unos mangos en el bolsillo. Este cóctel de improvisación y manejo es una bomba a punto de estallar y a nadie parece importarle…

A todo esto no hay que creer que la selección mayor es parámetro alguno para medir el éxito de las políticas aplicadas por Chiqui Tapia y compañía en el campeonato. La selección es una isla ya que muchos jugadores de la misma se fueron muy jóvenes a Europa y se terminaron de formar allí. Nada que ver con el planteo de este posteo.

Algún descolgado cree que todo esta bien porque la selección mayor ganó un título luego de veintiocho años…

Seguinos en Twitter: @deautosypelotas

Se necesita un producto atractivo

Las medidas que hay que tomar desde lo deportivo incluye la reducción de veintiséis participantes como es en la actualidad a veinte equipos y si es posible es que estos sean los más representativos de nuestro país. A partir de allí hay que hacer un campeonato de treinta y ocho fechas de todos contra todos con partidos de local y visitante ante el mismo rival.

Nada de experimentos noventosos que sólo sirvieron para que Boca y River se sumen una estrella por campeonatos ganados a una sola rueda y para degradar la competencia Los casos de Newell’s Old Boys y Vélez Sarsfield son las grandes excepciones que tuvieron esos años. Com-pe-ten-cia es la clave.

Boca Juniors y River Plate no pueden ni deben tener el poder obsceno que ostentan al día de hoy. Porque debilitar a los otros clubes ni siquiera es bueno para ellos. La competencia significa mayor esfuerzo para superar al rival y no acumular estrellitas y títulos de cartón. Pensar en el mañana y no sólo en el aquí y ahora.

Para tener un producto digno y vendible hay que terminar con esta asimetría. El fútbol argentino tiene que partir de una base de igualdad para todos y que realmente ganen los torneos los equipos que se lo merezcan y no siempre los mismos.

El clasico rosarino es uno de los grandes productos que tiene la Liga Profesional y que no lo aprovechan bien para difundirlo.

Seguinos en Facebook: deportes desde mi óptica

Los árbitros

El desempeño de los mismos es otro gran ítem a mejorar si se busca tener un producto de excelencia y vendible. Cuando un referí decide perjudicar a determinado equipo no es que esté solo o sea un kamikaze que actúa por las suyas sino que el perverso sistema imperante lo avala. Y siempre con la misma excusa: no te quejés porque son rachas y después te cobran a favor. Más cínico no se consigue.

Siempre pongo como ejemplo el choreo descomunal que sufrió Rosario Central en la final de la Copa Argentina 2015 frente a Boca Juniors. Diego Ceballos y Marcelo Aumente son dos delincuentes. Federico Beligoy lo premió a Ceballos insertándolo de nuevo en el arbitraje. Con injusticias no se puede crecer. De Marcelo Aumente no hay noticias, por ahora…

Otro ejemplo: Boca le ganó la Superliga 19/20 a River de manera increíble pero nadie menciona como le afanaron el partido al equipo de Marcelo Gallardo en el match definitorio ante Atlético Tucumán. Mejorar los arbitrajes debe ser una cuestión de estado para la AFA.

Y ojo que River también tiene lo suyo. Acá no se trata de acusar a los clubes sino de poner en el tapete al perverso sistema que premia a algunos y castiga a otros. Ninguno de estos árbitros actuó así porque era un kamikaze, el sistema los protege y por eso pueden seguir haciendo esos chanchullos…

Cuando un árbitro se equivoca con ambos equipos no hay problema porque simplemente puede tener un mal día. Las sospechas comienzan cuando cometen errores groseros con uno de los contendientes. La AFA debe preparar aún más a los jueces para que sean lo más ecuánimes posibles en sus fallos.

Boca Juniors y River Plate siempre gozan de las ventajas arbitrales que le otorgan en detrimento del resto.

Seguinos en Facebook: deportes desde mi óptica

Bendita TV

La televisión paso de pagar unos U$S cien millones en 2018 a cuarenta y tres millones de la divisa norteamericana en 2021. Delicias de la devaluación permanente que vive nuestro país desde hace más de cuarenta años y de unos contratos donde los dueños del producto (los clubes) son quienes menos dinero reciben ya que son quienes generan el negocio. Y los dirigentes, of course. Porque parece que en estos contratos no se pide dólar billete sino que están pesificados los mismos.

O sea que para TNT y Disney el fútbol argentino es una gran fuente de ingresos con poquísima inversión. Pagar $ 990 por el Pack Fútbol en HD es un robo espantoso hacia la gente y hacia los clubes. En el caso de la gente es casi una estafa porque el nivel del campeonato argentino (¿Cuántas figuras de menos de treinta años tiene el torneo argento?) es paupérrimo desde hace cinco años por lo menos.

Y el nivel es malísimo porque los clubes no pueden invertir grandes sumas de dinero (porque no se las paga la TV) en reforzar sus planteles y entonces deben apelar a las inferiores con muchísima asiduidad quemando a buenos jugadores. Todo esto en un loop interminable en slow motion. Sin producto atractivo es muy difícil lograr algo bueno.

Poco dinero de la TV trae como consecuencia un campeonato horrible.

¿Y la dirigencia?

Bien, gracias. Chiqui Tapia está más preocupado por su futuro ya que la Inspección General de Justicia debe dar un veredicto en estos días sobre la validez de la asamblea virtual que en mayo de 2020 reeligió al presidente de Barracas Centras como presidente de la entidad de calle Viamonte.

Mientras se espera esta resolución los muchachos que lograron un empate 38-38 en una elección donde votaban 75 tipos (¿las matemáticas no eran una ciencia exacta?) están jugando a hacer politiquería barata para encontrar a un sucesor del inefable Chiqui que además sea potable para el resto de la sociedad.

El fútbol argentino está viviendo una crisis casi terminal mientras los dirigentes se hacen los desentendidos, la televisión le paga migajas y los hinchas y espectadores están esperando un baño de realidad para volver a tener un campeonato jerarquizado y que nuevamente sea orgullo en el mundo. ¿Las utopías alguna vez se harán realidad?

El poder de Chiqui Tapia se diluye día a día debido a las elección en la cual fue relecto.

Fotos: gentileza Prensa AFA, Prensa Copa Argentina, Prensa Liga Profesional y Prensa Rosario Central.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario