Lucas marca la diferencia

Rosario Central le ganó de manera incuestionable 4-0 a Arsenal con una descomunal actuación de Lucas Gamba que marcó tres goles. Marco Ruben hizo el restante. El Canalla lo reguló en la segunda parte.

Siempre el partido post clásico es un encuentro difícil para el club de Arroyito ya que aún no se terminan de asentar las sensaciones que deja el mismo. Esta vez no tuvo nada de tiempo para procesar las emociones ya que el derby se había jugado el domingo y apenas tres días después la Acadé debía salir nuevamente a la cancha, en este caso en el Gigante de Arroyito para recibir a Arsenal con la misión de ganarle para abandonar el último lugar de la tabla de posiciones.

Vamos a decir algo para quienes solamente resaltan lo negativo del equipo. El equipo titular de Central está entre los diez mejores equipos argentinos aún sin recambio por un cuestionable mercado de pases.

Esa última posición que ocupaba en la tabla se debía a que se priorizó jugar la Copa Sudamericana con un plantel corto. Ahora la cuestión es otra y se le deben exigir al equipo respuestas que están preparados para brindar. Ni tan buenos ni tan malos en un mediocre momento del fútbol argentino.

Lucas Gamba convirtió su primer hattrick y se llevó la pelota del encuentro.

Seguinos en Twitter: de autos y pelotas

Primero Fatu

El Canalla salió a jugar el partido con la intensidad propia que tiene este equipo del Kily González ante un dormido y desbordado Arsenal. Al conjunto auriazul le costó unos minutos entrar en ritmo de partido pero cuando lo hizo fue letal y certero tanto en las intensiones como en el juego y en el marcador.

Claro que antes de la descomunal lluvia de goles (tres de ellos en un lapso de ocho minutos) primero Fatu Broun se tuvo que ocupar de mantener su arco en cero con una maniobra muy poco ortodoxa y más propia de un arquero de handball o de hockey.

Porque tuvo que desviar con su pie derecho a puro reflejo un remate un tanto mordido desde el borde del área chica de Lucas Albertengo tras un grosero error de cálculo de Facundo Almada y el Gato Ávila. Eso es todo lo que pudo hacer Arsenal en el partido ya que luego Broun fue un espectador privilegiado más que un protagonista del mismo…

Marco Ruben celebra su gol, el tercero de la Acadé en ese momento.

Seguinos en Facebook: deportes desde mi óptica

Furia desatada

En el lapso de tiempo que abarca desde el minuto 8 al 33 Central metió los cuatro goles que definieron el pleito y sobre el cual no hay demasiado que agregar ya que la superioridad del local fue más que nítida y sostenida en el tiempo. Ni cuando se tomaba un respiro dejaba de dominar el encuentro pese al discreto partido que jugó Emmanuel Ojeda debido a las molestias físicas que le dejaron el clásico en el Parque Independencia. Central fue superior táctica, física y mentalmente ante un equipo que pareció tirado en la cancha y al cual Israel Damonte aún no le encuentra la vuelta.

El segundo tiempo estuvo de más y por ello es que el Canalla decidió sacar el pie del acelerador. Sólo hay que mencionar el bochornoso penal que no le dio el árbitro Nicolás Lamolina al dueño de casa tras un sándwich en el área al Pupi Ferreyra. Si el colegiado no lo cobró porque el resultado estaba bien (4-0 en ese momento) cometió un error de apreciación muy grave. Los penales se deben cobrar siempre sin importar el marcador o la circunstancia del partido. Y si el bueno de Nicolás no vio esa falta es porque no tiene la suficiente jerarquía para dirigir en primera división.

El Kily se retiró contento con el rendimiento de su equipo.

Lucas Gamba hace la diferencia

Rosario Central tiene tres jugadores desequilibrantes que los quiere cualquier equipo de la Argentina: Emiliano Vecchio, Marco Ruben y Lucas Gamba. Ellos son grandísimos jugadores que se potencian cuando pueden jugar juntos. Cualquier intento de equipo serio que quiera construir Cristian González es alrededor de ellos tres para apuntalar a los más jóvenes.

Y a Lucas se lo extraña demasiado cuando no puede jugar ya que no hay otro jugador en su puesto para reemplazarlo con solvencia. Milton Caraglio está totalmente fuera de ritmo para reemplazar al número 28. Y ni siquiera tiene sus características. Este déficit se debe corregir en el próximo mercado de pases de manera urgente.

Luego del experimento guardiolista del Kily, Gamba volvió a jugar como delantero y allí levantó su nivel considerablemente. Desde ese momento se volvió un jugador imprescindible para esta estructura y por ello se nota su ausencia tal como sucedió frente a Bragantino por la Copa Sudamericana.

El Canalla lleva dos partidos sin derrotas en el campeonato y levantó su nivel de cara a lo que viene. Dejó una mejor imagen frente a Newell’s Old Boys y vapuleó a Arsenal de manera incuestionable. Todo ello con un juego aceptable mientras espera la recuperación de Emiliano Vecchio. Este Central está para más y debe demostrarlo ahora.

Gamba marca su tercer gol del partido.

Fotos: gentileza Prensa Rosario Central.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario