Central tuvo todo para ganarlo

Newell’s Old Boys y Rosario Central no se sacaron ventajas y empataron 1-1 en el Coloso Marcelo Bielsa. Damián Martínez y Nicolás Castro marcaron los goles de un entretenido y disputado encuentro. El punto le sirve más al Canalla desde lo anímico que a la Lepra.

El empate no les servía a ninguno de los dos en la previa por lo que ambos salieron a buscar desnivelar con sus armas desde el mismo arranque del partido. Este Newell’s Old Boys dirigido por Fernando Gamboa había convertido en una fortaleza inexpugnable al Coloso Marcelo Bielsa ya que había ganado sus tres encuentros jugados allí sobre Talleres, Estudiantes y Platense.

Rosario Central venía a los tumbos en este nuevo torneo por haberse abocado a la Copa Sudamericana. Por esa razón es que al campeonato local lo venían disputando los chicos menos experimentados del plantel pero a partir de este encuentro el deber de los titulares es recuperar en algo el tiempo perdido para tratar de clasificar a alguna copa.

Damián Martínez y Nicolás Castro, los goleadores en el Coloso Marcelo Bielsa.

Seguinos en Twitter: de autos y pelotas

Un aluvión auriazul

El Canalla salió decidido a imponer condiciones desde el arranque mismo del partido. Presionó a su rival para quitarle la pelota y enseguida se notó el acierto por parte de Cristian González de haber incluido a Lucas Gamba entre los titulares. El mendocino no juega estacionado sobre un solo lugar sino que rota por ambas puntas y es muy pícaro para sacarse las marcas de encima.

En esos primeros siete minutos Central generó cinco córners a favor incluido uno que cedió Alan Aguerre al taparle de manera extraordinaria un bombazo a Diego Zabala tras un gran centro de Lautaro Blanco. Le costó a Newell’s acomodarse al partido y cuando lo hizo más que llegar sobre el arco defendido por Jorge Broun sólo evitó que el asedio de Central no sea tanto.

Pero así y todo cada ataque de la Acadé armaba un tembladeral en el fondo rojinegro donde entre Cristian Lema y Facundo Mansilla tapaban los huecos dejado por las proyecciones de sus marcadores de punta, Gabriel Compagnucci y Franco Negri.

Central jugó un tanto condicionado por la lesión de Emiliano Vecchio en el arranque pero siempre se mostró más peligroso que el equipo del Negro Gamboa. No ganó el encuentro por su falta de puntería y por la desatención defensiva en el gol de Nicolás Castro. Claro que también hay que destacar lo bien que trabajan la pelota parada el Kily y su cuerpo técnico.

De este modo vino el gol del Canalla al comienzo del segundo tiempo. Córner desde la izquierda que Emiliano Vecchio ejecuta al primer palo donde solamente Nacho Scocco defiende en soledad para la fantasmal entrada de Damián Martínez que peina la pelota y deja fuera de combate a Alan Aguerre para poner el 1-0 parcial. La Acadé es letal con la pelota parada y se nota muchísimo trabajo allí.

Gastón Ávila fue el mejor hombre de Rosario Central.

Seguinos en Facebook: deportes desde mi óptica

¿A quién le sirve el empate?

Vamos por el local. Newell’s juega condicionado los clásicos porque la supremacía de Central en estos años le comió la cabeza a la Lepra. Toparse con su archirrival lo terminó pagando muy caro desde el 2013 a esta parte. Y eso abarca desde campeonatos perdidos increíblemente como despidos a técnicos y cuestionamientos varios a sus ídolos.

Para volver a ganar el clásico primero la Lepra tiene que dejar de mirar atrás. Veremos si Fernando Gamboa lo logra porque su equipo llegó como gran candidato para apoderarse del derby pero fue sometido por el Canalla.

El equipo de Arroyito dejó atrás el miedo a perder el clásico y por eso lo gana bastante seguido, no importa como venga en el torneo. El punto debe ser una importante inyección anímica para los dirigidos por el Kily en su intento de abandonar el último lugar de la tabla que hoy detenta.

Nos regalaron un encuentro intenso y entretenido pero ahora cada uno seguirá su camino. Newell’s Old Boys tiene la obligación de mantenerse en los primeros puestos mientras que Rosario Central debe apuntar a remontar posiciones para clasificar a alguna copa. Y eso es lo mínimo que se les debe exigir a ambos

Pablo Pérez patea y Emiliano Vecchio lo molesta.

Fotos: gentileza Prensa Newell’s Old Boys y Prensa Rosario Central.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario