¡Bienvenidos al mejor clásico del mundo!

En unos días se juega una nueva edición del derby más pasional de la Argentina, el clásico rosarino. Si no sos rosarigasino te voy a contar en primera persona la suerte que tienen en esta ciudad de tener un partido de esta envergadura. Canallas y leprosos ya están calentando el ambiente en las redes sociales.

Se acerca una nueva edición del clásico rosarino y la gente en la ciudad del río marrón está como loca. Nadie es indiferente a este partido y no existen los neutrales. Esta es su fiesta, la que esperan todo el año. La misma no tiene una fecha fija de celebración pero Rosario y sus alrededores se engalanan para la ocasión cada vez que se cruzan la Acadé y la Lepra y esta vez no es la excepción. Claro que a veces el espectáculo no colma las expectativas y nos regalan partidos francamente espantosos…

Haber sido nómade los primeros dieciocho de mi vida me permitieron entre otras cosas presenciar muchísimos clásicos en diferentes puntos del país. Cargo en la mochila como espectador Boca-River, Talleres-Belgrano, Independiente-Racing, Estudiantes-Gimnasia, Central-Newell’s en diferentes momentos de mi vida y Atlético Tucumán-San Martín.

El Kily Gonzalez no sólo es el DT del Canalla si no que además es un hincha enfermo del club auriazul.

Seguinos en Twitter: @deautosypelotas

Si bien todos esos partidos son muy importantes en su lugar de origen, el clásico rosarino les saca años luz de ventaja al resto en locura, pasión y gastadas al resto incluido el superclásico. Si Central y Newell’s estuvieran en Buenos Aires la repercusión nacional sería otra…

En Rosario siempre está en juego quien es el dueño de la ciudad hasta el próximo clásico, por eso la importancia y el peso específico que tiene cada encuentro. Y es una de las razones por las cuales no hay amistosos entre ellos. Es demasiado lo que se arriesga (honor y orgullo fundamentalmente) como para perder el tiempo jugando amistosos. Acá es a todo o nada sin términos medios.

Lo mismo sucede con Fernando Gamboa en la vereda de enfrente. El Negro formó parte del inolvidable equipo conducido por Marcelo Bielsa.

Seguinos en Facebook: deportes desde mi óptica

Si la dirigencia de ambos clubes dejaran las chicanas de lado (para eso están los hinchas ya que ellos tienen el deber de gestionar lo mejor para cada club) se darían cuenta que tienen un fabuloso meganegocio entre manos. Particularmente dudo que alguien le quiera poner el cascabel al gato…

Vivir este clásico es algo especial para quien tenga la oportunidad de hacerlo. Y es una actividad altamente recomendable para quienes sean hinchas de otro equipo y no lo haya presenciado jamás en vivo porque tanto en el Gigante de Arroyito como en el Coloso Marcelo Bielsa se vive un cóctel de fiesta, tensión y ansiedad como no ocurre en ninguna parte.

Con solo entrar en Facebook o en Twitter vas a poder observar todo tipo de chicanas y gastes que te van a sacar una sonrisa. No es un partido para cualquiera y ser hincha de uno de los dos significa que siempre tenés que tener a mano una armadura para contrarrestar las cargadas si llegás a perder. El clásico no te da opciones si tu equipo cae derrotado: o te inmunizás o te exiliás. Porque al clásico lo juegan 22 tipos pero lo viven más de un millón de personas. Y ahí estamos nosotros. ¡Bienvenidos a Rosario, la capital del fútbol!

Alan Aguerre y Marco Ruben volverán a estar cara a cara. Las estadísticas dicen que Central le lleva 16 partidos a Newell’s y que la misma se acrecentó luego de la vuelta a primera del club de Arroyito.

Fotos: gentileza Prensa Newell’s Old Boys y Prensa Rosario Central.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario