A levantarse rápido

Los Pumas cayeron 32-12 frente a Sudáfrica en el debut en el Rugby Championship 2021 en el estadio Nelson Mandela Bay de la ciudad de Gqebertha. Muchos errores propios de la falta de competencia que se deberían solucionar con tiempo y mayor competencia.

El seleccionado argentino dirigido por Mario Ledesma dio un paso en falso en su debut en el Rugby Championship 2021 frente a una Sudáfrica diezmada por golpes y descanso para sus jugadores. Por eso cayó 32-12 sin atenuantes. La falta de competencia (y de ritmo de juego, of course) se paga carísimo en este nivel.

Sudáfrica siempre es un rival complicado para cualquier selección, no en vano son los últimos campeones del mundo. Y no importa que una semana antes hayan dirimido a su favor una disputadísima (seamos sinceros, se dieron con todo) serie frente a los legendarios British & Irish Lions porque pese a los diez cambios realizados por el entrenador Jacques Nienaber de una semana a otra esto prácticamente no se notó en la cancha.

Tute Moroni ensaya un sombrero ante el apertura Elton Jantjies.

Seguinos en Twitter: @deautosypelotas

Un rival que juega simple y demuele a sus oponentes

El simple recurso del viejo y querido up and under le trajo grandes dividendos a los de camiseta verde. Porque esas bombas que caían en campo argentino pocas veces pudieron ser desactivadas. El juego aéreo de los Boks fue un problema sin solución para Argentina más allá de algunas buenas recepciones por parte de Santiago Carreras. ¿Cuántas pelotas gano Eben Etzebeth?

El gigante segunda línea ganó unas cuantas guindas por esa vía. Sumado a ello la falta de coordinación en el manejo de la pelota por parte del equipo argentino trajo más dolores de cabeza como la pelota que intercepta el medio scrum Cobus Reinach en su campo para correr más de sesenta metros y apoyar el try.

Los Sprinboks defienden como nadie en el mundo y se lo hicieron sentir a Los Pumas una vez más. Su rigor físico desgasta a cualquier rival y siempre juegan al límite reglamentario cuando no lo traspasan. También es justo reconocer que el seleccionado argentino tuvo una chatura y una carencia de ideas llamativas. Ni siquiera hubo espacio para la improvisación o para un plan B que pudiera torcer el rumbo del encuentro.

Los Springboks siempre fueron al tackle de esta manera como le sucedió a Rodrigo Bruni en esta acción. Los Pumas nunca le encontraron la vuelta al partido.

Seguinos en Facebook: deportes desde mi óptica

La indisciplina nuestra de cada día

La indisciplina en Los Pumas viene desde hace muchísimo tiempo atrás y cuesta corregirla. Conceden una abultada cantidad de penales por encuentro que cuestan muchísimos puntos por partido ante un pateador como Elton Jantjies, quien metió cinco penales en el Nelson Mandela Bay. 15 de los 32 puntos sudafricanos fueron por esa vía. Para pensar.

Sumado a ello también estuvo la nula obtención en las formaciones fijas. Tanto el scrum como el line fueron un suplicio para el equipo argentino. En el histórico Tri Nations del 2020 las formaciones fijas fueron clave para ganarle a los All Blacks por primera vez en la historia y empatar ambos tests con Australia. Y esto sólo se logra revertir con más entrenamientos, no hay otra. Y el otro punto decisivo fue que no fueron tan contundentes en el tackle, una longeva tradición de nuestro rugby. La revancha puede mostrarnos a un equipo distinto por el sólo hecho de tener más entrenamientos encima.

En la segunda parte Sudáfrica se dedicó a dejar pasar el tiempo ensayando movimientos en ofensiva con las manos para provocar penales y que el reloj siga avanzando. Y en cierto punto Los Pumas se fueron mentalmente del partido, algo entendible cuando las cosas no salen como uno las espera. Todos los puntos argentinos fueron marcados por Nicolás Sánchez mediante cuatro penales.

¿A que gimnasio va Eben Etzebeth? El segunda línea sudafricano fue una de las figuras del match.

¿Se pueden recuperar los Pumas?

Claro que sí. El único ítem que llevará mucho tiempo resolver es la indisciplina ya que esta tiene que ver con causas más estructurales (¿hace cuanto venimos hablando de esto? No menos de veinte años) que con el ritmo de juego propiamente dicho aunque con un poco del mismo hará que lleguen con tiempo y distancia a disputar la pelota, el resto se soluciona con un poco más de competencia.

Jugar contra los gigantes del sur todos los años es algo que hace quince años atrás ni lo soñábamos pero que ya se hizo una sana costumbre. Por eso hay que seguir aprendiendo y evolucionando. Este formato de Rugby Championship no deja tiempo para lamentos estériles. ¡Springboks, allá vamos!

Una buena, a los casi 37 años debutó en Los Pumas Carlos Muzzio superando al Pescao Marcelo Ricci, histórico octavo tucumano de Los Tarcos.

Fotos: gentileza Prensa UAR.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario