Pecados de juventud

Rosario Central cayó ante Independiente por 2-1 en el Gigante de Arroyito. Silvio Romero con un doblete e Ignacio Russo marcaron los goles. Buen debut de Julio Luques. Al equipo le faltó un poco de experiencia para manejar el encuentro.

Es vox populi que la prioridad para el Canalla es la durísima revancha ante Bragantino por los cuartos de final de la Copa Sudamericana el próximo martes 17. Resulta casi una obviedad recalcarlo mientras los chicos son quienes están poniendo la cara por el equipo en el torneo local. Y esa falta de roce en primera se les nota. No la pudieron disimular los más experimentados como Fatu Broun, Fernando Torrent o el Fosa Ferreyra.

De más está decir que a algunos de estos jóvenes los están apurando en su adaptación a primera división por la falta de refuerzos de jerarquía que tiene el equipo comandado por Cristian González. Lo primero que hay que tener en claro es que el plantel actual es corto y que la patriada que deben jugarse los titulares en Brasil no permite otro movimiento en este momento que no sea la rotación. Y pase lo que pase en el Estadio Nabi Abi Chedid Central tendrá que reacomodarse rápidamente en este torneo local.

Michael Covea debutó dejando buenas sensaciones. Tiene condiciones pero tendrá que ponerse a punto físicamente y adaptarse nuevamente al complicado fútbol argentino.

Seguinos en Twitter: @deautosypelotas

El Rojo, un equipo complicado

Central jugó mal durante gran parte del encuentro, unos 75 minutos, por diferentes razones. La principal es que Independiente es un oponente de cuidado para cualquiera como todo plantel dirigido por Julio César Falcioni. Después podemos discutir la estética pero los equipos dirigidos por el Emperador son duros como una roca. Y muy peligrosos por cierto.

La otra razón de este resultado es la falta de experiencia de este equipo plagado de jóvenes y el poco apuntalamiento que recibieron de los referentes más grandes como Jorge Broun, Fernando Torrent y el Nicolás Ferreyra. Tanto Fatu como Torrent no pudieron recuperar aún su nivel anterior post Covid-19 y post lesión respectivamente. La única manera que puedan volver a adquirir ritmo de competencia es jugando., bien o mal pero jugando. No hay otra.

El Canalla cometió un error de principiante en el primer gol del Rojo. Un viejo axioma en el rugby, con el cual los entrenadores nos taladraban la cabeza siempre, dice que hay que jugar al pito. O sea no suponer que te van a cobrar algo y seguir jugando hasta que el árbitro haga sonar su silbato y detenga el juego.

Lautaro Giaccone entró de buena manera, junto a Nacho Russo y Alan Marinelli le cambiaron un poquito la cara al equipo.

Más allá que no existió la falta (fue un típico forcejeo de juego y nada más) todo un equipo no se puede quedar protestando mientras el rival sigue la jugada. Así aprovechó Silvio Romero el jugadón que armó Alan Velasco para poner el 1-0. Esta jugada sacó mentalmente a la Acadé del partido por unos largos minutos.

Mientras Independiente manejaba el partido como quería solamente el debutante Julio Luques trataba de batallar en la mitad de la cancha para tratar de contrarrestar al rival. El pibe tiene todo para triunfar en primera pero el DT debe llevarlo de a poco para que se adapte.

Incluso en un momento hizo alarde de una gran personalidad cuando se le plantó a Fabricio Bustos luego de un muy buen relevo que hizo sobre la posición de Fernando Torrent. El chico no se dejó llevar por delante. tener personalidad es una condición necesaria para ser un buen volante central.

Julio Luques tuvo un buen desempeño en su debut. Personalidad, quite y ubicación fueron sus cartas de presentación. Debe adaptarse a jugar en primera y seguir aprendiendo secretos del puesto.

Seguinos en Facebook: deportes desde mi óptica

Llueve sobre mojado

Mientras Central sufría el partido Independiente era todo lo contrario, estaba más que cómodo manejando las acciones y el marcador a piacere. Así fue que Silvio Romero (que volvió loco al Fosa y a Ricardo Garay) a puro amague dejó fuera de combate a cuatro hombres y le hizo una vaselina exquisita a Jorge Broun para poner el 2-0.

Romero es un buen centrodelantero pero de ningún modo puede engañar así a unos cuantos rivales que se morfaron todos los amagues. Al menos uno de sus oponentes debió intentar salir a bloquearle el remate. Con el 0-2 en contra ya era casi una misión imposible digna de Tom Cruise pensar en un empate…

Todo siguió igual en la segunda parte y los cambios introducidos por el Kily empujaron al equipo más arriba hasta que vino esa buena jugada individual de Ignacio Russo que le puso la pelota en la ratonera a Sebastián Sosa para el 1-2 final. Central después no pudo empatarlo e Independiente se dedicó a cuidar la ventaja para ser el único puntero del campeonato.

Ignacio Russo saca el remate que se transformará en el gol del Canalla. Recién ahí el local volvió a meterse en partido.

¿Y ahora?

Antes de pedir cambio de DT o de insultar jugadores hay que ponerse en contexto. Los disensos son perfectamente válidos pero hay que mantener la calma. Al menos es la idea de este escriba. Que el plantel es corto y que al Kily no le trajeron ningún jugador de los que pidió inicialmente es una verdad de Perogrullo. Por ello es que hay que esperar el final del partido con Bragantino para direccionar los reclamos correctamente. Porque los únicos que están sacando la cara bien o mal (eso queda a criterio de cada uno de ustedes) son los jugadores y el cuerpo técnico. Si logran salir adelante es toda de ellos y de nadie más. De nadie más, así de simple.

Fernando Torrent nunca recuperó su nivel luego de la operación que lo marginó de las canchas.

Fotos: gentileza Prensa Rosario Central.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario