Una historia de lucha, dolor y competición permanentes

Se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento de don Enzo Ferrari o simplemente el tipo que nos hizo enamorar de los autos en general, de los coches rojos de Maranello y de la Fórmula 1 a través de su mítico equipo. En De autos y pelotas le rendimos nuestro particular homenaje. Il Commendatore es la historia viva de la Fórmula 1 romántica.

En este posteo no te voy a nombrar los millones de datos y/o cosas que sabés de don Enzo Ferrari. No, hoy lo voy a recordar de otro modo y te voy a contar la emoción y la fascinación que me producen los autos rojos de Maranello y este hombre. Porque hablar de Il Commendatore es hablar de los sueños realizados, de las metas imposibles que hay que perseguir, de competir siempre y también del dolor, del muchísimo dolor que don Enzo llevaba en su corazón.

Enzo Anselmo Giuseppe Maria Ferrari fue un gran innovador y contra viento y marea hizo que su equipo compita en la Fórmula 1 desde sus inicios. Y ese es su mayor legado porque nadie se imagina al Gran Circo sin Ferrari.

Sus grandes aflicciones en la vida fueron las muertes de su hijo Dino a causa de una distrofia muscular en 1956 y de Gilles Villeneuve en 1982 durante las pruebas de clasificación del Gran Premio de Bélgica en Zolder. En un momento dejó de ir a las carreras por el dolor que le causaba ver morir a sus pilotos. Pese a esto no tuvo ningún empacho para sentenciar a Niki Lauda cuando éste decidió abandonar en Japón 1976 por la lluvia y le dejó el título servido a James Hunt.

La 312 T2B, una auténtica belleza. Niki Lauda salió campeón con este auto en 1977.

Seguinos en Twitter: @deautosypelotas

Los autos más famosos del mundo

Siempre tuvo sospechas sobre el abandono de Niki y por ello es que a fines de 1977 el austriaco se marchó de la Scuderia a lo cual don Enzo respondió que no se sabía porqué se iba. Y para rematarla dijo que era porque a Lauda no le gustaba la comida italiana. Sí, era dueño de una lengua ácida y filosa además de su talento extraordinario para construir autos.

Con sólo ver el logo de Il Cavallino Rampante ya sabés de que o de quien estamos hablando. Sí, del equipo más famoso de la historia de la Fórmula 1 y del más ganadorovviamente. Pero don Enzo no se limitó a competir solamente en la categoría reina sino que además lo hizo en Sport Prototipos (o Mundial de Resistencia o WEC) con gran éxito.

La 330 P4 es pre-cio-sa. Y además es el fondo de pantalla de mi celular.

Fabricaba autos de calle para financiar las carreras, algo muy diferente a lo que sucede en la actualidad. ¿Qué cambió? Hoy en día Ferrari es una fábrica de autos que participa en la Fórmula 1. Los directivos modificaron el paradigma tras su fallecimiento. Su hijo Piero no puede hacer nada porque posee apenas el 10 % de la empresa.

Entre las bellezas que fabricó está la 288 GTO que iba a ser utilizada en el Grupo B del WRC en los mágicos e increíbles años 80. Ni hablar de la F40, un auto icónico como pocos y que fue la última Ferrari diseñada con él en vida. Todo lo que tocaba este hombre lo hacía oro. ¿Cómo no amarlo?

La 312 T3 de 1978 es de una belleza absoluta. Carlos Reutemann la llevó a la victoria en Long Beach 1978.

Seguinos en Facebook: deportes desde mi óptica

Su legado es inmenso

Enzo Ferrari fue un creador, un hacedor y un soñador empedernido. Claro que soñaba con los pies sobre la tierra y tuvo que afrontar fracasos, disgustos, metidas de pata y sinsabores como cualquiera de nosotros. Pero fue tan grande su creación y su legado que solamente nos queda recordarlo siempre con la misma pasión donde quiera que esté.

Con la F40, el último auto que vio nacer antes de fallecer el 14 de agosto de 1988.

Fotos: gentileza Scuderia Ferrari.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario