Otra vez sopa

Rosario Central cayó como local frente a Aldosivi por 2-1 pero el mal rendimiento del equipo quedó eclipsado por la pésima actuación del árbitro Fernando Echenique. Nuevamente el club de Arroyito fue perjudicado por un referí.

Hablar o escribir siempre sobre el mismo tema es un poco pesado. Por esa razón no hay foto negra en la portada que ilustra esta nota pero tampoco se puede ser tan pusilánime y no decir nada sobre los arbitrajes escandalosos y choreos que viene sufriendo la Acadé desde hace rato de manera sistemática. Porque este tipo de situaciones afectan a un equipo y lo condiciona en el rendimiento.

Claro que la puesta en escena del Canalla fue siempre a contramano de lo que pedía el match en los 65 minutos anteriores al vergonzoso penal que Fernando Echenique no cobró haciéndose olímpicamente el boludo. Central fue un equipo apurado desde lo mental primero (parecía que buscaba meter el segundo gol antes que el primero) y fuera de foco luego del bochorno arbitral que lo sacó de partido. Además estuvo lento, irresoluto y previsible durante todo el encuentro. Así y todo logró crear varias chances de gol que fueron torpemente desperdiciadas por los players.

Lucas Gamba jugó apenas un rato porque se resintió de su lesión en el sóleo y debió salir en el primer tiempo.

Seguinos en Twitter: @deautosypelotas

Un equipo acelerado

Cristian González puso un mix de titulares y suplentes para enfrentar al Tiburón pensando en la tan mentada rotación para que el team titular llegue lo más descansado posible al encuentro frente a Bragantino por la Copa Sudamericana en el Gigante el próximo martes 10 de agosto. Porque para el Canalla ese debe ser el encuentro más importante del semestre.

A este punto el Kily lo entiende a la perfección y por eso actúa en consecuencia. Desgastar a los players en un torneo que recién se inicia cuando tiene la gloria delante de sus narices es una auténtica picardía. Y mejor ni nombremos el hermoso mercado de pases que hizo la dirigencia de calle Mitre porque todo lo que se consiga de ahora en más será obra de los jugadores y el técnico.

Aldosivi fue un equipo prolijo, compacto y pulcro en el manejo de la pelota. Y cuando todo eso no le alcanzó estaban los Insúa, Emiliano y Emanuel para apagar cualquier incendio y el arquero José Devecchi. Y la espantosa puntería de los jugadores locales porque definieron mal en todas las situaciones que tuvieron Damían Martínez, Alan Marinelli y Milton Caraglio.

Emmanuel Ojeda fue el protagonista de la gran polémica de la noche ya que su centro fue interceptado con la mano por parte de Fabricio Coloccini. Era penal para Central.

Seguinos en Facebook: deportes desde mi óptica

Echenique otro impresentable

En la crónica del partido con Gimnasia dije que si un árbitro se equivoca para ambas partes no hay problemas pero que si lo hace solamente para un lado la cuestión toma otro color. Fernando Echenique perjudicó notoriamente al Canalla. Primero con la absurda amarilla que le sacó a Emiliano Vecchio ya que el 10 de Central no es un jugador violento y bastaba con un apercibimiento verbal. El colegiado al toque no midió igual un agarrón de atrás de Francisco Cerro al mismo Vecchio que merecía tarjeta. Y la frutilla del postre fue el clarísimo penal cometido por Fabricio Coloccini que extendió su mano para interrumpir la trayectoria de la pelota impulsada por Emmanuel Ojeda. Penal acá y en la China. Como habrá sido de grosera la acción que el Kily encaró al cuarto árbitro y le dijo “fue penal” con una calma que no es habitual en él.

Todo eso condicionó el desarrollo normal del encuentro porque Central quedó estancado emocionalmente en el penal que no le dieron y pasó a ser un equipo lleno de dudas los últimos 25 minutos del encuentro. Después la AFA trata de arreglar todo parando a los árbitros un par de fechas. Por eso Echenique no dirigirá en la próxima fecha. Ah, me olvidaba de contarte que el delincuente de Diego Ceballos vuelve para ser árbitro del VAR al menos en la etapa de pruebas. Y el impresentable de Federico Beligoy lo sostiene. Hablemos de reírse en la cara de un club…

El Canalla careció de puntería frente al arco de José Devecchi.

No hay que perder el foco…

Rosario Central perdió porque su rival fue más astuto para plantear el partido. Gastón Gil Romero y Francisco Cerro se comieron la mitad de la cancha, su defensa fue muy firme con los Insúa como abanderados y Gastón Lodico le puso justicia al marcador con dos goles en los cuales la defensa de Central lució desorganizada. Te lo dije anteriormente que el objetivo de la Acadé es la Copa Sudamericana y así hay que entender estos movimientos de jugadores.

Incluso que Milton Caraglio esté jugando muy seguido en el campeonato tiene que ver con el hecho que el Gordo necesita entrar en ritmo de competencia para poder rendir satisfactoriamente. Es una derrota que duele más por el arbitraje que por el resultado en sí mismo. De momento no es un traspié preocupante porque Central tiene otro objetivo mayor en mente. Y es traer la segunda copa internacional a la ciudad, un sueño muy difícil pero no imposible. Sigamos soñando.

El Canalla debe recuperarse rápido porque vuelve a jugar el viernes con Sarmiento y el martes 10 con Bragantino por la Sudamericana.

Fotos: gentileza Prensa Rosario Central.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario