Un resultado mentiroso y una clasificación holgada

Rosario Central venció 1-0 a Deportivo Táchira por los octavos de final de la Copa Sudamericana con un golazo maradoniano de Emiliano Vecchio, la figura de la cancha por escándalo. Ahora debe enfrentar a Bragantino.

Ningún encuentro por una copa es fácil o accesible por más que los benditos números y estadísticas digan lo contrario. Y si analizamos esta serie entre Central y Táchira como un todo veremos que el club que lleva el nombre de nuestra ciudad jugó los dos partidos de manera muy inteligente aunque a toda la puesta en escena le faltó goles para reflejar en el marcador lo que sucedió en la cancha porque el Canalla fue muy superior a lo largo de los 180 minutos de esta serie.

Y el primer aplauso es para el Kily. El DT canalla, alguna vez resistido por este humilde escriba pero que supo redimirse en estos tiempos coviteados, imaginó y pensó los dos encuentros como un todo. Así desactivó la mayor de las ventajas del Deportivo Táchira, la localía en San Cristobal. Porque el equipo venezolano había ganado todos sus encuentros jugados en su estadio pero cuando juega de visitante su rendimiento decae notoriamente y roza la bipolaridad.

La primera misión era convertir goles en el estadio Polideportivo de Pueblo Nuevo. Hizo dos y prácticamente sentenció la serie a su favor porque el Deportivo Táchira había recibido doce goles en los tres partidos que jugó de visitante por la Copa Libertadores y sólo había marcado cinco. O sea que sólo había que acertar en el arco de Cristopher Varela…

Emiliano Vecchio jugó un partido des-co-mu-nal.

Central mostró su repertorio

Salvo unos minutos, al inicio del partido y al final del mismo, en que los aurinegros ejercieron cierta presión los 75 minutos restantes fueron del Canalla. Dominó a voluntad pero no podía definir el partido (el pase a cuartos nunca estuvo en riesgo) porque sus jugadores estaban un tanto ansiosos y acelerados. Varela le sacó tres veces el gol a Lucas Martínez Dupuy, el Bomba Zabala definió todas como vos o como yo en el fútbol 5 con amigos (cuando se serena es un gran jugador), el Pupi Ferreyra es un proyecto de crack que encara siempre pero también jugó pasado de revoluciones y se apuró en varias oportunidades mientras que Alan Marinelli fue bien absorbido por su marca y poco pudo hacer.

Con este panorama se le hacía difícil marcar goles a la Acadé pero su jugador más talentoso, Emiliano Vecchio, decidió rendirle tributo a D10S en vivo y en directo. Fue un gol de área a área sobre el final del primer tiempo. Emmanuel Ojeda recupera la pelota en la medialuna del área de Central, se la pasa a Gastón Ávila que se la da a Emiliano Vecchio, este la abre a la izquierda para el Pupi Ferreyra que se la devuelve hacia el medio para que encare y deje atrás a tres players venezolanos y al arquero para poner el 1-0 que hacía algo de justicia.

Emiliano Vecchio elude a Cristopher Varela y anota el único gol del encuentro.

Los puntos altos

Rosario Central fue superior al Deportivo Táchira durante gran parte del encuentro. Y ese rendimiento se sostuvo a partir de las actuaciones de Emiliano Vecchio (un lujo de jugador, hay que cuestionarlo menos y disfrutarlo más), Juan Pablo Romero (respondió siempre cuando los venezolanos lo exigieron), Gastón Ávila (un crack con todas las letras, la dirigencia debe hacer algo para que se quede en el club) y Emmanuel Ojeda (supo ganarse el puesto pese a sus dudas iniciales) para que el equipo de Arroyito pase a cuartos de final casi sin sobresaltos. El Canalla y River Plate son los únicos sobrevivientes argentinos en competencias sudamericanas.

Hay que tener en cuenta que faltaron Jorge Broun, Lucas Gamba y Marco Ruben lo cual es una ventaja importante. El entrenador y el equipo supieron sobreponerse a la adversidad y ahora viene Bragantino de Brasil para seguir alimentando el sueño de la segunda copa internacional en la ciudad. ¿Será?

Diego Zabala desperdició muchas chances, es un buen jugador pero debe tranquilizarse.

Fotos: gentileza Prensa Rosario Central.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 26 de julio de 2021

    […] se juega bien y se gana. Y a este equipo del Kily le faltaron inteligencia y piernas producto del reciente choque frente al Deportivo Táchira por la Copa Sudamericana pero le sobraron actitud y determinación para ganarlo. Porque si algo no […]

Dejá un comentario