¿Y ahora de que se van a quejar?

La Selección Argentina ganó nuevamente un título después de 28 años de sequía al superar a Brasil 1-0 en el estadio Maracaná por la final de la Copa América. Fue la revancha soñada para una generación de jugadores vilipendiados por el panqueque periodismo porteñocéntrico y por los expertos opinólogos que pululan entre nosotros.

Ellos tuvieron su revancha. Sucedió como si fuese un guion hollywoodense de una mala película de acción en la cual el loser de turno se queda con la muchachita, el botín y felices comieron perdices. Pero hay una diferencia sustancial y casi insalvable.

Leo y el plantel la pasaron mal en serio desde la final del mundial 2014 para acá pasando por dos Copa América perdidas en los penales frente a Chile y un mundial 2018 francamente espantoso en el cual confluyeron errores de todo tipo para volverse en octavos de final.

Ese dolor provocado por el hecho de perder y de leer y/o escuchar críticas impiadosas y malaleche llevaron a este plantel a jurarse querer ganar algo. Si con sólo fútbol no alcanzaba también había actitud, pierna fuerte y solidaridad entre ellos para superar la adversidad.

Este Brasil que jugaba la copa en su casa corría claramente con el caballo del comisario. Y ganarle en el propio Maracaná una final de un torneo tan importante como lo es la Copa América habla, y muy bien por cierto, de la madera con la que están hechos estos chicos.

Fideo define por arriba de Ederson y pasa a la posteridad.

Seguinos en Twitter: @deautosypelotas

Un plantel, un equipo

El equipo jugó cuando pudo pero corrió y metió todo el partido. Leo se sacrificó para atraer marcas para que jueguen sus compañeros más libres (¿Por qué creés que Rodrigo de Paul jugó semejante partido?) y puedan hacer la diferencia, Fideo Di María pagó la titularidad con un golazo que quedará en la historia grande del fútbol argentino, Dibu Martínez mostró que es un arquero de la hostia y que debe ser el titular en esta selección, Cuti Romero jugó apenas recuperado de una lesión y el resto acompañó más que bien.

A Lionel Scaloni lo pusieron en el puesto luego del desastre de Rusia 2018 con Sampaoli a la cabeza que afectó a todos. La idea era que cubra un hueco hasta que designen a otro técnico para la Selección Mayor. O sea que era un empleo temporal pero el oriundo de Pujato comenzó a mostrar algunas cuestiones interesantes a la hora de renovar el plantel, darles apoyo psicológico a los players y en los planteos tácticos de los partidos.

Estos chicos tuvieron su revancha y ganaron la Copa en buena ley, nadie fue mejor que ellos y hasta se tuvieron que bancar una opereta orquestada desde Buenos Aires para cambiar al DT. Lionel Scaloni finalmente encontró un equipo y logró algo que ni César Luis Menotti y Carlos Bilardo pudieron: ganar el trofeo continental. Y es para celebrarlo. ¡Salud campeones!

Seguinos en Facebook: deportes desde mi óptica

Dibu Martínez y Leo Messi jugaron una Copa América descomunal.

Fotos: gentileza Prensa Conmebol.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. 17 de agosto de 2021

    […] Por suerte ya lo tendremos pronto dentro de un campo de juego cuando culmine una pequeña pretemporada que hará en estos días. Leo jugó la Copa América en un gran nivel y de yapa se sacó de encima una las grandes frustraciones de su vida deportiva, ganar un título con la selección argentina. […]

  2. 27 de agosto de 2021

    […] todo esto no hay que creer que la selección mayor es parámetro alguno para medir el éxito de las políticas aplicadas por Chiqui Tapia y compañía […]

Dejá un comentario