Un equipo que invita a soñar

La Selección aplastó a Ecuador por 3-0 por los cuartos de final de la Copa América con goles de Rodrigo de Paul, Lautaro Martínez y Leo Messi. Ahora deberá enfrentar a Colombia. El equipo tuvo momentos de altísimo vuelo futbolístico y otros de duda en los cuales pudo sufrir más. Messi está jugando un torneo extraordinario.

La Argentina capitaneada por Leo El Terrible dio un paso más en su lucha por obtener la Copa América. Superó a Ecuador con un contundente e inapelable 3-0 por los cuartos de final en el Estadio Olímpico Pedro Ludovico de la ciudad de Goiânia sobre un terreno de juego es-pan-to-so. El equipo de Lionel Scaloni dominó casi todo el match salvo en pequeños momentos en los cuales los ecuatorianos desnudaron una serie de imperfecciones defensivas de los albicelestes.

Lionel Scaloni esta vez acertó con los cambios porque cuando había decaído un poquito el rendimiento del equipo mandó a la cancha a Guido Rodríguez y a Fideo Di María para oxigenar al mediocampo y rematar el doparti. Y ambos cumplieron con creces. Ahora se viene una parada brava frente a Colombia el próximo martes.

La joya de la noche.

Un gol que se hizo esperar

La selección dominó todo el primer tiempo pero por impericia a la hora de definir parecía que se iba al descanso sin poder quebrar el férreo y violento sistema táctico pergeñado por Gustavo Alfaro y ejecutado con muchísima vehemencia por parte de sus players. Porque Ecuador se limitó a maltratar a los futbolistas argentinos apenas ganaban la línea de ventaja.

Los patadones que recibieron Nicolás González y Gio Lo Celso así lo demuestran. En el caso del volante del Tottenham Hotspur recibió una patada criminal de Alan Franco que lo hizo volar aparatosamente por los aires y casi lo lesiona. Argentina tenía dos rivales dentro del terreno: Ecuador y el pésimo estado del piso de la cancha.

Todos los nervios se esfumaron en el minuto 40 cuando Nico González define frente a Hernán Galíndez y este le tapa el remate con infracción incluida, el impresentable árbitro Wilton Pereira Sampaio dio ley de ventaja y Leo le cruzó la pelota a Rodrigo de Paul para ponga el 1-0 con el arco vacío. Así se fueron al descanso, todas las ventajas eran del equipo nacional.

Rodrigo de Paul le agradece a Leo la asistencia para el primer gol del partido.

Claroscuros

Una cosa es la Selección atacando y otra muy distinta defendiendo. Dibu Martínez se quedó legítimamente con la camiseta número 1, el puesto de arquero no admite discusión alguna en este momento. Atrás se lo extraña al Cuti Romero ya que debió salir por una lesión en su rodilla izquierda. Y algo que deberá atender de manera más o menos urgente Lionel Scaloni es el volante central.

Ecuador comenzó a visitar el área de Emiliano Martínez con cierta frecuencia cuando los volantes perdieron las marcas debido al cansancio de los jugadores argentinos. Leandro Paredes no es un volante central que conozca todos los secretos defensivos y posicionales del puesto. Otro seleccionado con más jerarquía que Ecuador no va a perdonar esa clase de errores.

El DT enfrenta una dicotomía en esa posición porque Leandro Paredes, uno de sus jugadores fetiche, le da juego al equipo pero le resta equilibrio a la hora de defender. Y allí aparece ese crack que es Guido Rodríguez, un 5 hecho y derecho. El Chacal se mete entre los centrales para que los laterales puedan abrirse, releva correctamente a sus compañeros de mediocampo, sabe presionar en el momento justo, marca con la fiereza de un león y además entrega la pelota redondita a sus compañeros.

Todo eso mientras se come la cancha en base a esfuerzo y ubicación. Le creó un problema fenomenal a Scaloni ya que Guido demostró que debe ser el volante central titular en base a rendimiento. Contra Ecuador el equipo recuperó la iniciativa gracias a su gestión cuando el equipo ya no respondía como en el primer tiempo.

Ángel Di María le está ocasionando la misma duda a Lionel Scaloni porque cuando entra desde el banco de suplentes lo hace en gran forma. Frente a Ecuador tuvo clara participación en los dos últimos goles de la selección arrancando desde la derecha. Angelito no se estaciona en un solo lugar sino que juega por donde ve mejores oportunidades de lastimar al rival. Claro que arrancando de titular se va desdibujando rápidamente y creo que allí tienen que ver su físico y el miedo a las lesiones. Fideo es un jugadorazo y como rosarinos nos pone contento verlo jugar en gran nivel.

Leo y Fideo y un festejo bien rosarigasino.

Leo, siempre Leo

Es indudable que Leonel Messi encontró su lugar en esta selección. Se lo ve cómodo y por sobre todas las cosas, más líder que nunca. Está jugando en un altísimo nivel como pocas veces se le vio con la camiseta albiceleste. Además sigue progresando como jugador pese a sus 34 años.

Juega y hace jugar a sus compañeros. Dos pase gol y un soberbio gol de tiro libre a callan cualquier crítica pero vivimos en la Argentina donde opinar es gratis y peligroso. Mejor disfrútenlo porque ya no le queda demasiado hilo en el carretel…

Leo juega cada vez mejor. Y metió un golazo de tiro libre.

Ahora Colombia

Este martes 6 de julio la selección deberá afrontar una de las semifinales de esta Copa América frente a Colombia. Jugaron hace muy poco por las eliminatorias y empataron 2-2 la noche que Argentina no supo cerrar el partido ganando 2-0 porque Yerry Mina lesionó a Dibu Martínez y el equipo entró en una crisis de confianza.

Por suerte para los aficionados nunca hay dos partidos iguales y en este torneo Argentina está jugando de menor a mayor. Tiene todas las cartas en la mano (y el as de espadas) para pasar a la final. Todo depende de lo inteligente que sea para jugar sus naipes…

Lautaro Martínez mete el segundo ante el achique de Hernán Galíndez.

Fotos: gentileza Prensa Conmebol.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario