Red Bull tiene todo para destronar a Mercedes

El equipo austríaco se transformó en una piedra en el zapato para Mercedes. Un gran chasis, un motor soberbio y una sólida pareja de pilotos son las claves. El dominio tambalea más que nunca.

Establecer un ciclo ganador en la Fórmula 1 lleva unas cinco temporadas de desarrollo. Y el tiempo de reinado no es superior a los cinco o seis años normalmente. Lo hizo Ferrari entre 1999 y 2004 con seis Copa de Constructores y los cinco campeonatos ganados por el inmenso Michael Schumacher. Mercedes batió esa marca con siete Campeonatos de Constructores, los seis titulos de Lewis Hamilton y el campeonato de Nico Rosberg desde el 2014 en adelante. Catorce logros en siete años. Simplemente admirable.

Pero todo ciclo (malo o bueno) llega a su fin. Tal parece ser el caso ahora. Y las razones son múltiples pero las dos más importantes son el paso adelante que dio Red Bull en esta temporada en todos los aspectos (chasis, motor, pilotos y estrategias) por un lado y la serie de problemas que está enfrentando Mercedes y que abarcan desde algunos problemas con el W12 hasta el clima interno del equipo pasando por la situación con Valtteri Bottas y su posible reemplazo por George Russell.

Red Bull decayó luego de los cuatro campeonatos conseguidos por Sebastian Vettel entre 2010 y 2013. Hasta que apareció Max Verstappen en el 2016. Luego tuvieron que sacarse de encima los motores Renault (pocas victorias en los últimos años y una relación desgastada fueron las causas) para darle la bienvenida a Honda. A partir de allí fueron creciendo y corrigiendo errores hasta llegar a la temporada 2021 con Mercedes y Lewis más vulnerables que nunca.

El rendimiento de Checo Pérez está siendo de menor a mayor. Le está ganando claramente su duelo a Valtteri Bottas.

Un chasis exquisito

Adrian Newey es uno de los diseñadores más importantes de la historia de la Fórmula 1. A más de uno le causa gracia verlo en la parrilla con su carpetita roja observando todos los autos pero al tipo hay que tomarlo en serio, muy en serio. Ya en el RB15 del 2019 se comenzaron a notar los resultados de la asociación con Honda.

El RB16 del 2020 fue un paso atrás comparado con el Mercedes W11 ya que el auto teutón le sacó muchísima ventaja a sus oponentes. Sus trece victorias sobre un calendario recortado a diecisiete carreras así lo demuestran. Al W11 no había con qué darle, así de simple. Junto al W07 Hibryd fueron los dos mejores Mercedes construidos en la era híbrida.

Pero para la temporada 2021 se rediseñó mínimamente al RB16 debido a los cambios reglamentarios con los nuevos fondo plano y difusor para que los autos tengan menor carga aerodinámica y que los neumáticos duren más. Así nació el RB16B que le está dando batalla a los Mercedes. El chasis ya está, ahora hace falta un motor para poder pelearle de igual a igual a los alemanes.

Adrian Newey y Christian Horner con los trofeos del Gran Premio de Mónaco.

Un motor potente

Honda se retira de la Fórmula 1 (una vez más…) luego de la finalización de la temporada 2021. Y no quiere irse con las manos vacías. El motor que está utilizando Red Bull es el mismo que se usará hasta el 2025 debido al congelamiento de motores que había pedido el equipo austríaco. Por ello Honda lo va entregar totalmente desarrollado durante esta temporada. Esas actualizaciones son parte del éxito que está teniendo la escudería dirigida por Christian Horner.

La encrucijada que debía enfrentar Red Bull a principio de la temporada era muy compleja: desarrollar un motor desde cero, convertirse en equipo cliente de Mercedes, Ferrari o Alpine o lograr el congelamiento de motores para que Honda les transfiera todo el how know para construir y hacerles el mantenimiento necesario a las nuevas unidades de potencia. Y consiguió esto último, lo cual debe verse como una victoria para Helmut Marko. Ya tenemos chasis y motor, ahora solamente faltan un par de pilotos que sumen muchos puntos.

Red Bull ganó cuatro carreras de la temporada 021 sobre un total de siete.

Una pareja explosiva

El equipo no pudo lograr que Daniel Ricciardo y Max Verstappen tiren juntos para el mismo lado. Y Daniel debió buscar nuevos horizontes cuando red Bull decidió que su estrella era Max. Para reemplazar al australiano probaron con Pierre Gasly primero y Alex Albon después. Y en ambos casos fallaron porque los ascendieron antes de tiempo. Hoy en día Pierre brilla en Alpha Tauri y Alex sigue como piloto de reserva del equipo de Fórmula 1 y además participa en el DTM con el apoyo de Red Bull.

La escudería austríaca debía traer a un piloto sólido y parejo para volver a ganar. Descartado Sebastian Vettel fueron por el mexicano Sergio Pérez. Llegar a la estructura de Milton Keynes era todo un desafío para Checo porque debía manejar un auto totalmente diferente a lo que estaba acostumbrado. En Racing Point se utiliza la misma filosofía de diseño que Mercedes, un rake más bajo con un chasis más largo. En Red Bull el concepto es un auto más corto con una mayor altura de rake. Debía adaptarse rápidamente a esta nueva situación. Y más aún si quien te observa es el doctor Helmut Marko…

Le llevó cinco carreras a Sergio poder hacerlo pero en la sexta comenzó a pagar la confianza depositada en él. En Azerbaiyán contuvo durante más de treinta a vueltas a Lewis Hamilton y luego se quedó con la victoria mientras que en Francia fue vital para que los Mercedes no hagan una segunda parada en boxes. La pista en Paul Ricard había perdido el engomado a causa del fuerte viento Mistral que había desde antes de la carrera.

Una vez que la pista se engomó Checo pudo acercarse a los Mercedes y presentar batalla. Recién entró en boxes en la vuelta 24 para colocar las gomas duras y tratar de alcanzar a Valtteri. Y vaya si lo hizo. No se contentó con llenar de dudas a los estrategas de Mercedes sino que superó al finlandés sin ningún inconveniente. Trabajo en equipo se llama esto.

Un equipo funciona cuando ambos pilotos tiran para el mismo lado.

Una gran oportunidad

Damos por descontado que Mercedes no se va a rendir y que buscará la forma de complicar a los chicos de Milton Keynes. Esto significa que Valtteri Bottas deberá tener mayor protagonismo y que comience a ganarle su duelo a Checo, una tarea muy difícil como están planteadas las cosas actualmente aunque no imposible. Con autos y motores muy parejos las diferencias estarán por lo que puedan hacer los pilotos y los estrategas de cada escudería. El reinado de Mercedes está más que nunca bajo amenaza. Y Red Bull quiere comenzar su era…

Max ganó en Emilia-Romagna, en Mónaco y en Francia. A los 24 años quiere ser el primer campeón holandés en la Fórmula 1.

Fotos: gentileza Red Bull Racing Honda.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 29 de junio de 2021

    […] equipo de Milton Keynes se tomó muy a pecho su intención de destronar a Mercedes. Les costó varios años retomar la senda del éxito con cierta fuerza. Primero debió terminar su alianza con Renault […]

Dejá un comentario