Tres puntos, clasificación y nada más

La Argentina le ganó 1-0 a Paraguay con un golazo del Papu Gómez y clasificó a cuartos de final. El equipo jugó con muchos suplentes y sintió el trajín de los últimos encuentros ya que jugó cinco encuentros en dieciocho días.

Fue una victoria tranquilizadora desde los números aunque dejó algunas dudas sobre el funcionamiento del equipo. La selección necesitaba ganar a como dé lugar para clasificar y esperar el duelo frente a Bolivia sin tanta tensión y con la posibilidad de evitar a Brasil hasta la final. Desde ese punto de vista el objetivo está más que cumplido. Ahora el equipo nacional tendrá siete días para descansar y recuperar soldados. Por eso el análisis no será tan riguroso como si lo hubiese sido si jugaba el equipo titular.

Paraguay es un equipo durísimo que le complicó el trámite al conjunto dirigido por Lionel Scaloni. Lo hizo por medio de Pablo Cubas y Robert Piris Da Motta ya que el primero logró aislar a Lionel Messi de sus compañeros y el segundo se comió la mitad de la cancha. Luego hicieron diferencias por los costados con Ángel Romero y Miguel Almirón. Claro, una cosa es dominar la pelota y el terreno y otra muy distinta generar peligro…

Leo Messi lució cansado y no gravitó en el juego

Ganar siempre es importante

Al seleccionado nacional le alcanzó con quince minutos para ganarle a Paraguay. En ese lapso el Kun Agüero se erró un gol increíble y Fideo Di María le metió una habilitación bochinesca a Alejandro Gómez, el Papu no se puso nervioso y con una enviable sangre fría le cambió el palo a Antony Silva para estampar el 1-0. Luego del gol argentino comenzó un lento pero sostenido repliegue del equipo.

Sergio Agüero estaba falto de ritmo, Leandro Paredes no podía recuperar la pelota y por ello Guido Rodríguez se refugió cerca de sus centrales. Ángel Di María jugó un rato de manera electrizante y luego desapareció. Hasta la luz de Leo Messi se fue apagando ya que participaba poco del juego y su cansancio era más que evidente. Este equipo debió jugar cinco partidos en dieciocho días, una barbaridad.

Nahuel Molina Lucero clausuró su andarivel y está peleando por la titularidad del puesto. Cuti Romero es un jugador joven que está haciendo un curso a pasos agigantados para ser uno de los centrales titulares. Emiliano Martínez ya dio sobradas muestras que debe ser el arquero titular de este seleccionado. Con todo esto y un poquito más le alcanzó al equipo para clasificar a octavos.

Papu Gómez define de manera brillante luego de un pase extraordinario de Fideo.

Se gana con goles

El dominio paraguayo llegaba hasta las inmediaciones del área argentina y nada más. Dibu Martínez no pasó sofocones significativos porque la defensa se cerró bastante bien. Con ese orden le alcanzó al equipo albiceleste para ganar el partido. Ahora viene Bolivia y luego los cuartos de final.

Allí Lionel Scaloni podrá recuperar a varios soldados que están físicamente agotados luego de la intensa temporada que tuvieron en sus clubes. Y en ese momento sabremos cual s la verdadera Argentina: si la que jugó y le ganó muy bien a Uruguay o esta frente a Paraguay que renunció a la ofensiva.

Fideo Di María jugó muy bien durante una gran parte del primer tiempo.

Fotos: gentileza Prensa Conmebol.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario