Lewis debería preocuparse por Max

Lewis Hamilton finalmente encontró la horma de su zapato y mantendrá un duelo espectacular durante toda la temporada 2021 con Max Vertsppen. El piloto inglés se enfrenta a un rival que está a su altura y que tiene un auto muy parejo respecto al W12. Tenemos diversión garantizada toda la temporada.

Desde que Lewis Hamilton corre para la escudería Mercedes solamente en las temporadas 2019 y 2020 pudo ganar el campeonato de manera holgada. En 2014, 2015, 2017 y 2018 lo terminó definiendo a su favor recién en las últimas carreras del año frente a Nico Rosberg y a Sebastian Vettel.

En 2016 fue tan grande la tensión por la lucha del campeonato entre Hamilton y Rosberg que Nico decidió abandonar la Fórmula 1 apenas unos días después de lograr el título. Su duelo con Lewis lo había agotado mentalmente. Como habrá sido de tensionante el clima interno dentro del equipo Mercedes que Toto Wolff manifiesta cada que puede que no quiere vivir otro 2016.

Max Verstappen era un púber en ese tiempo con un talento y determinación increíbles que lo catapultaron al asiento principal de Red Bull. A todas esas condiciones naturales le faltaban madurez y un auto que lo acompañe. Y ambas llegaron con el lógico paso del tiempo. El camino de crecimiento que debieron recorrer Red Bull y Max fue en paralelo hasta llegar a esta temporada 2021. Por primera vez en unos cuantos años peligra el dominio de Lewis porque encontró un challenger a su altura que lo desafía y le gana.

Max festeja con sus mecánicos el triunfo en Mónaco.

Un challenger a su medida

El talento innato de Max no alcanza por sí solo para ganarle a un espectacular Lewis Hamilton. También necesita un auto que lo ayude. Y Adrian Newey se lo dio. Con este RB16B terminó segundo en Baréin, ganó en Imola, se quedó con el segundo lugar en Portugal y España, ganó brillantemente en Mónaco y en Francia y abandonó en Bakú. Esta victoria en Paul Ricard le permitió ampliar la ventaja sobre Lewis en el campeonato. Max suma 131 puntos contra 119 del piloto inglés en el Campeonato de Pilotos. El RB16B es un auto sólido y rápido que desconcierta a los ingenieros de Mercedes.

La lucha entre ambos promete muchos capítulos más este año. Aún quedan dieciséis carreras más y la fortaleza mental también jugará su partido. Max es muy fuerte en ese aspecto aunque Lewis no se queda atrás pese al error garrafal que cometió en él en Imola y el equipo en Mónaco.

A no confundirse. Esta versión de Lewis es muy superior a su auto pese al paso adelante con el desarrollo del W12 respecto a sus inicios que dieron los ingenieros en Brackley. El Mercedes y el Red Bull alternan su dominio aunque las últimas tres carreras (Mónaco, Azerbaiyán y Francia) fueron ganadas por el equipo de Milton Keynes.

A esta contienda aún le quedan dieciséis batallas más…

Un campeonato muy peleado

Christian Horner quedó atónito luego de la carrera en Imola con el ritmo del auto de Lewis: “el Mercedes es muy, muy rápido” fueron sus escuetas declaraciones. Los triunfos del piloto inglés en Portugal y España refrendan los dichos del Team Principal de Red Bull. Lewis ganó tres carreras (hay que sumar Baréin a esa lista) de siete posibles mientras que las otras cuatro fueron tres para Max (Imola, Mónaco y Francia) y la restante la consiguió Checo en Bakú. Todo esto nos habla de una temporada muy pareja en la que solamente veremos la definición hacia el final de la misma.

Red Bull siguió con el desarrollo del auto por un lado y Honda con el motor por el otro después de Imola. Intuyeron que Mercedes estaba herido este año (problemas con Valtteri, el cambio reglamentario que no los favoreció y algunas estrategias erradas como la de Francia así lo certifican) y en base a rendimiento y a un andar incomparable le crearon una tormenta perfecta al equipo teutón.

Max y Checo festejan el 1-3 en Francia. En este momento son el equipo más sólido de la parrilla.

Y a todo esto hay que agregarle el rendimiento de Checo Pérez que viene en alza y cotiza en bolsa. Porque la tarea que está cumpliendo el mexicano es la misma por la cual fue contratado: molestar a los Mercedes y robarles puntos en la Copa de Constructores. Los 37 puntos de ventaja que el equipo austríaco tiene sobre los chicos de Brackley son la prueba contundente de lo bien que está haciendo su trabajo.

Todo irá evolucionando y será palo y palo hasta definir al ganador. Habrá momentos de dominio alternado entre Red Bull y Mercedes y entre Hamilton y Verstappen. ¿Podrá más la ambición de Lewis por conseguir su octavo título o las ganas de Max por sentarse a la mesa de los campeones? Por suerte aún nos quedan dieciséis carreras para averiguarlo.

La pelea por el campeonato será muy ajustada.

Fotos: gentileza Mercedes AMG F1 y Red Bull Racing Honda.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario