¡Novak Djokovic es leyenda!

Nole le ganó a Stefanos Tsitsipas la final de Roland Garros por 6-7 (6), 2-6, 6-3, 6-2 y 6-4. Con este resultado se convirtió en el primer tenista hombre en la Era Abierta en ganar dos veces al menos cada torneo de Grand Slam.

Le costó muchísimo. Le costó tanto que estuvo a un tris de perder el partido ya que Stefanos Tsitsipas lo tuvo contra las cuerdas durante los dos primeros sets y hasta el séptimo game del tercer set cuando Nole pudo quebrarle el saque y comenzar el camino de la recuperación.

Pero Novak, que siempre vivió a las sombras de Roger Federer y Rafael Nadal pese a sus incuestionables resultados, es un tipo muy tenaz y obcecado. No se da por vencido así nomás. Primero sufrió el partido ya que el griego en base a sus piernas y a una derecha potente y justo lo mantuvo a raya.

Stefanos lo hizo jugar un metro/metro y medio por detrás de la línea de base. Y eso en el tenis es un problema grave ya que significa que siempre se está defendiendo y no queda demasiado lugar para tomar la iniciativa. Básicamente cuando un partido se presenta de esa manera sólo se puede hacer lo que se puede sin grandes aspiraciones. Así, sin medias tintas.

Nole la pasó mal durante la mitad del match

El camino de la recuperación

El famoso séptimo game siempre es decisivo en el tenis. Y esta vez no fue la excepción. Sacaba Stefanos Tsitsipas para tratar de seguir sacando ventaja y liquidar el encuentro en tres sets. Ya había ganado los dos primeros por 7-6 (6) y 6-2 y en el tercero estaban 3-3 con el saque para el griego.

Y Nole se lo llevó luego de una interminable batalla de más de diez minutos que significó un mazazo paras las aspiraciones de Stefanos. No se recuperó nunca más. Djokovic ganó el set por 6-3 y dijo presente.

De repente todas las que iban adentro se iban afuera, Novak se metió dentro de la cancha y comenzó a manejar el partido, su tenis apareció en todos su esplendor y su oponente fue perdiendo la confianza a pasos agigantados. Así fue el resto del partido y por ello no extraño a nadie que el serbio se quedara con la Copa de los Mosqueteros.

… y Tsitsipas durante la otra mitad.

Una hazaña inigualada

Novak Djokovic entró en los libros de historia con la conquista de su segundo Roland Garros ya que es el primer tenista hombre en la Era Abierta en ganar al menos en dos ocasiones cada uno de los torneos que componen el Grand Slam.

Ganó nueve ocasiones el abierto de Australia, en cinco oportunidades lo hizo en Wimbledon y en tres en el US Open. Y quedó a un título de Grand Slam de alcanzar la marca de veinte que detentan Roger Federer y Rafael Nadal, el Rey de París. Y por si todo esto fuera poco quien le entregó la Copa de los Mosqueteros fue Björn Borg. De una leyenda a otra leyenda.

Junto a otra leyenda del tenis como Björn Borg (para muchos el mejor jugador de la historia) en la premiación.

Fotos: gentileza Prensa ATP y Prensa Roland Garros.

https://twitter.com/LGDeportes/status/1404133071134277634

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario