La bestia negra de la Argentina

La selección dirigida por Lionel Scaloni debutó en la Copa América ante Chile con un empate 1-1. El equipo no concreta las innumerables ocasiones que genera. Los cambios fueron equivocados. Leo Messi marcó un golazo de tiro libre.

La selección debutó empatando 1-1 frente a Chile en esta nueva edición de la Copa América, un trofeo que no levanta desde 1993 cuando el equipo dirigido por Alfio Basile ganó el último torneo para una selección mayor de nuestro país. Sí, hace veintiocho años que futbolísticamente hablando la selección está en la lona. Y se hará cada vez más difícil levantarse si los acontecimientos siguen este rumbo.

El seleccionado nacional es un equipo bipolar. Y pasa de un estado a otro en el entretiempo de cada partido sin escalas. En la primera parte es un equipo decidido, impone condiciones, doblega al rival y le quiebra la confianza y en los segundos tiempos se tira inexplicablemente atrás para defender la ventaja obtenida (generalmente no es más de un gol) y los cambios nunca dan los resultados esperados.

Balanceo perfecto para ejecutar un tiro libre…

Un comienzo a toda orquesta

Chile salió decidido a complicarle la vida a la Argentina. Y lo logró mediante la presión que ejercieron sus volantes y con sus líneas achicando hacia adelante y actuando de manera muy coordinada y compacta para que no le queden espacios a los temibles jugadores argentinos encabezados por Lionel Messi, quien jugó un encuentro descomunal.

Argentina se tranquilizó y comenzó a tomar las riendas del juego después de los diez minutos. Enchufado Lo Celso, de Paul jugaba por la banda derecha, Paredes se hizo dueño de la mitad de cancha, Lautaro Martínez exigía pese a terminar mal todas las jugadas, Nico González pasaba cada vez que se lo proponía.

De ese modo Claudio Bravo comenzó a erigirse en figura una vez más. Y Argentina desperdiciaba una por una las chances que iba creando. Porque uno de los problemas de este equipo es la eficacia para concretar y no la posibilidad de crear situaciones de gol. O sea que hay que ajustar la puntería…

… la pelota ya superó la barrera y se dirige al arco…

Un golazo memorable

Y algo de eso hizo el inmenso Lionel Messi. Cuando Erik Pulgar bajó a Gio Lo Celso en la puerta del área comenzó a relamerse y a buscar revancha por todas las pelotas que le sacó Claudio Bravo en Santiago del Estero en el encuentro por las eliminatorias.

Leo se paró frente a la pelota, sabía donde estaba ubicado Claudio Bravo (fueron compañeros en el Barça) y le pegó suave por arriba de la barrera y con mucha rosca para que la bocha se vaya abriendo respecto de las manos del arquero chileno. ¿Golazo? No, recontra golazo, así de simple. 1-0 para la Selección que reflejaba en el marcador lo que sucedía en el campo de juego.

Argentina siguió dominando y errando goles hasta el final de la primera etapa aunque Giovanni Lo Celso, el motor del equipo junto a Leo, ya había comenzado a mermar su producción futbolísticas. Y así se fueron al descanso.

… Claudio Bravo vuela para la foto porque no llega a desviar la pelota que viaja inexorablemente hacia la red…

La bestia negra

En el segundo tiempo Argentina comenzó a retroceder en el campo para defender cada vez más cerca del arco de Emiliano Martínez (en dos partidos demostró que debe ser el arquero titular de la selección ya que su nivel está por encima del que pueda mostrar Franco Armani) y allí comenzaron a aparecer filtraciones de todo tipo en la defensa.

Gonzalo Montiel no es ni por asomo el jugador que brilla en River Plate, Lucas Martínez Quarta jugó condicionado por una tonta amarilla en la primera parte y Nicolás Otamendi demostró, una vez más, que su tiempo en la selección ya pasó. Fueron diez minutos en los cuales Chile jugó como si fuese el Bayern München y así llegó al empate.

Erik Pulgar filtró una pelota al área, Nicolás Otamendi se enredó solo, Eduardo Vargas patea y tapa brillantemente Dibu Martínez y en el rebote Nico Tagliafico se lleva puesto a Arturo Vidal. Penal que el VAR terminó sancionando, ArturopVidal lo patea, Dbu lo ataja y la pelota rebota en el travesaño y Eduardo vargas pone el 1-1 ante una defensa dormida.

Luego de unos minutos de desconcierto argentina comenzó a llevar peligro pewro no le alcanzó para ganar por la falta de puntería de sus jugadores. Cambios mal hechos, malas decisiones tácticas y ciclos cumplidos condenaron al equipo a este empate. Habrá tiempo para tratar de corregir algunas cosas para el partido frente a Uruguay y nada más. El ciclo Scaloni comenzó con todo y ahora se debate en la irregularidad. Y solamente los players saben como salir de este laberinto…

… la obra de arte ya tiene su firma y se festeja recordando a D10S.

Fotos: gentileza Prensa Conmebol.

Gonzalo Ferrer

Periodista tucumano viviendo en Rosario. En los 90 hablaba de rugby en la radio y ahora escribo sobre Fórmula 1, fútbol, rugby y a veces sobre básquet y tenis. D10S, Ferrari, Queen, el Pato, el Matador y Su Majestad en el orden que quieras. Rock, mucho rock.

También te podría gustar...

Dejá un comentario